Platillu soñuaren 15.urteurrena

platillu azala

15 urte pasau diez, Iñaki Irigoienek durangoko Kriskitin dantza taldien laguntzagaz Durangon urte askotan galdute egon zan Platillu soñua berreskuratu ebela.

Aurten be, Urriak 13, San Fausto egunez, eguerdiko 12:30 tatik aurrera (ohiko artopilen banaketan ostien) platilluen soñuek eztau hutsik eingo udaletxeko plazan. Durangoko dantzarixok Dantzari dantzako dantza batzuk (tartien Platillu soñue), gorulari eta dominguillue eta erregelak eskainiko baitoguz.

Behien, 2000.urte inguruen Kriskitin dantza taldiek ataratako liburuxkan, Jose Luis Lizundia Askondo, Iñaki Irigoien eta Juan Antonio Aromak Platillu soñuen inguruen eindako ikerketa eta gogoeta batzuk dekozuez kuriositatie piztu jatzuen guztixontzat. Ixone Aroman laguntzagaz liburuxkako idatzi batzuk digitalizau doguz. Baitte iaz bilbon Iñaki Irigoienen omenez dantzatutako platillu soñuen irudixek dekozuez ikusgai.

Gora Durangoko Dantzarixek!!
Gora San Faustuek!!

———————————————————————————————————————————

Humbolt-Nor zen

2001ean, berrehun urte bete ziren Euskal Herrira eta zehazkiago Durangora etorri zela Karl Wilhmen von Humboldt. Hizkuntzalari,
olerkari jakintsu eta politiko aleman hau Berlindik hurbil, Postdamen jaio zen 1768.eko ekainaren 22an eta 1835.eko apirilaren 8an hil Tagelen. Zuzenbidea, zientzia ekonomikoak, arkeologia eta filosofia ikasketak egin zituen. Frantziako Iraultza garaiko Asanblada Nazionalean egon zen eta alemaniar jakintsu askorekin harremanak izan
zituen. Politikan ere aritu zen, Prusiako Hezkuntza eta Kultura ministroa izan zelarik. Berak sortu zuen gainera, Berlingo unibertsitatea. Estatuko Ministro idazkari ere izan zen eta Europako zenbait kongresu famatutan parte hartu zuen, hala nola, Chatillongo Bakekoan eta Wenakoan. Enbajadore, Udal arazoen idazkari nagusi eta beste zenbait kargu garrantzitsu ere izan zituen.

Politika utzirik, Euskal Herriarekin maitemindu zen, bi bidaia egin zituelarik, lehendabizikoa, bere emazte eta umeekin 1789an eta 1801ean bigarrena. Esan dezakegu, “vascología” edo euskalaritzan, lehendabiziko maisua izan zela nazioarte mailan. Bere ikerketak euskarari eskaini zizkion, batez ere. Berarentzat, euskara zen
Europako hizkuntzarik zaharrena, lan asko egin zituen eta harreman asko orduko euskalariekin, Mogelekin bereziki, baina baita ere Pedro Pablo Astarloa durangarrarekin, Elhuyar, Larralde, Irendako markesa eta abarrekin. Hizkuntzalaritza konparatuaz ere lan asko egin zituen.
Humboldt geroztik etorriko ziren beste alemaniar, austriar, frantses eta beste nazio askotako jakintsu, ikerle, euskararekin interesatu edo maiteminduak. Baina, bera izan zen XIX. mendearen hasieran garrantzitsuena. Prusiako erregeak 1817an Ottomachau eskualdearen jaurgoa eman zion Silesiako herrialdean. Silesia, gaur egun, Poloniara pasatu delako, agian horregatik, Humboldten artxibo nagusia Estatu
horretako Krakoviako unibertsitatean aurkitzen da.

Bere teorietariko bat zen, euskara Europako hizkuntza zaharrena izateaz gain, Iberiako penintsulako hizkuntza antzinakoa zela, zelten eta indoeuropear inmigrazioak baino lehenagokoa. Euskara berarentzat oso hizkuntza zehatza, indartsua, hitzen egitura interesduna eta espresabide ausartekoa zen. Euskal Herria, Humbolten irudiz, herrialde ideala zen. Bere lanak munduko filologia modernoaren historian, izugarrizko eragina izan zuten. Baita hizkuntzalaritza konparatuan eta
hizkuntzen filosofian ere.

Durangaldeari dagokionez, interesgarria da Gasteiztik Durangorainoko
deskribapena. Hara hor Telesforo Aranzadik eta bere lehengusu Miguel Unamunokegindako itzulpenetako pasarte esanguratsu zenbait:

“DURANGO”-“Después de Ochandiano se hace la region mejor y poco después bellísima. Primero lentamente y bastante alto Cuesta arriba,
a los lados montañas más bajas pobladas de árboles, matorra/ espeso,
pasage de ladrones”…

“Portentosas figuras de la peña del medio al rodearla. Abajo Mañaria,
aldeahuela sobremanera encantadora”… “Durango más en un llano fértíl, detrás del que los montes sólo se elevan con suavidad. Enfrente de aquellas peñas S. Chrístoval de Oiz (de la altura) y del otro lado Marquina. El pueblo pequeño, no peculiarmente edificado, callejas estrechas, pero enlosado de grandes piedras planas. Juego de pelota como de ordinario rectángulo alargado, un lado largo y uno estrecho, muro alto de piedra síllería. En el largo las cifras de las ringleras, en el lado de enfrente se sientan los espectadores”

“Persecución del vascuence en las escuelas. El maestro da al principio de la semana a un niño un anillo. Este niño se llama el rey. Presta atención a quién habla una palabra en vascuence fuera o dentro de la escuela con otro escolar, y le da el anillo. Este a su vez presta atención a lo mismo y da el anillo y así sucesivamente. Al fin de la semana pregunta el maestro por el anillo e inquiere en serie a todos los niños, que lo han recibido unos de otros. Estos se han de poner luego con los brazos altos en cruz, levantar por detrás la camisa y se les castiga. Así se enfurece contra la naturaleza Muchos de los Caseros no envían sus niños a la escuela. Hay pocos que sepan escribir en Vascuence. Cartas en vascuence no se escriben. El nombre
de pueblo mismo las hace escribir en castellano”

“La provincia se divide en Merindades; cada Merindad tiene Villas y
Anteiglesias y cada Anteiglesia, que en parte se compone de Caseríos
dispersos, tiene Cofradias y cada Cofradía Casas”.

Otra vez paseos a Caseríos. Paisaje encantador. Senderos serpenteantes
por frescos Robledales atravesados por pequeños fosos de agua; por todas partes apiñamiento de la vegetación, todo rastreado por la espesa yedra, los puentes, los robles, los setos y muros. Abajo hermosa yerba, olor aromático. Muchos Robledales Cerrados con setos vivos. La casa en medio allí dentro. De repente se ve luz, sale alguien, un risueño sembrado, cercado a su vez de árboles, se deja ver fuera de la casa, y detrás de los altos riscos sobre los que descansan nubes de mediodía, inicia el norte, a hilera de montañas más suaves hermosamente destacadas del sereno cielo, hacia el noroeste, donde ambos corren más Cerca unos de otras, huecos más bajos hacía el mar, radiante arrebol de aquella parte”…

“La república de Durango tiene una organización bastante Complicada.

El Alcalde mayor, el Alcalde segundo, el syndicus y Cinco Regidores

componen el Regimiento”…

Durangoko urian beste edonon baino egun gehiago egin zituen. Hain zuzen, maiatzaren 9tik 13ra. Interesatu zen euskararekin, noski, gure asaben ohiturekin eta baita ere gure folklore aberatsarekin. Alderdi hau Iñaki Irigoienen esku dago. Mendeurren hau hurbíltzeak, euskaldunok, eta kasu honetan, durangarrok, Euskal Herriaren hizkuntza, dantza eta ohituren zabalkundea Europa guztian eta
munduan zehar zabaldu zuenari, gure esker ona agertu nahi diogu.

Jose Luis Lizundia Askondo

———————————————————————————————————————————

Dantzari dantza en Durango
Plalatillu soñua

Desde muy antiguo Durango ha celebrado la fiesta del Corpus Christi con mucho esplendor y gasto. Son innumerables, entre otros, los pagos por comedias, toros y danzas que se indican en las cuentas municipales. También la Iglesia contribuyó al mayor realce de las procesiones que durante la octava se celebraban, así se desprende de las anotaciones que igualmente existen en los libros de las parroquias. En ellos se indica, avanzado el siglo XVI, la existencia de autos sacramentales y danzas que daban esplendor a la procesión. No falta en alguno de estos pagos la frase que dice serlo de tiempo inmemorial.
Los danzantes que participaban eran de la Cofradía de los herreros, la de San Martín, figurando el mayoral de la misma como receptor del dinero por participar con la danza en la fiesta y ésta, teniendo en cuenta su desarrollo histórico, sería la Dantzari Dantza, como se la denomina posteriormente.

Primeros datos de archivos

Comienzan en el siglo XVI, y destacaremos de entre éstos, la del visitador del obispado que anota su auto de visita en los libros parroquiales en 1593, Doctor Santiago de Avendaño. Este, en los días que haya misas nuevas o se celebren bodas, prohibe a los danzantes que participan en ellas entren en la iglesia mientras se dicen los oficios
divinos, y manda que éstos “hagan sus regocíjos fuera de la dicha iglesia y no dentro de las puertas de ella, excepto el día de Corpus Christi y su octavario, en los cuales días pueden entrar a danzar ante el Santísimo Sacramento con la modestia y reverencia que se debe a la Divina Majestad”. En este auto de visita se puede observar la importancia que las danzas tenían dentro de las procesiones y ceremonias que se celebraban en
dichas fiestas.

Los pagos a estos danzantes del Corpus continúan durante el siglo XVII, figurando en las cuentas dentro de un único concepto, sin desglose de sus gastos, y, generalmente, se sigue realizando a la mencionada Cofradía de San Martín de la que dependen, al menos hasta las últimas décadas en las que el Ayuntamiento comienza a pagar por su
cuenta el alquiler de cascabeles y compra de vestidos para las danzas, así como los zapatos para los danzantes que participan en la procesión. Destacaremos en esta época la intervención durante algunos años de dos danzas, una de hombres y otra de muchachos, así como, excepcionalmente, de una tercera, siendo esta última de espadas. Ello nos muestra la practica en Durango de las dos tipologías de danza, clásicas para este tipo de fiesta, las que posteriormente Juan Ignacio Iztueta, refiriéndose a Guipúzcoa, llamará Brokel dantza y Ezpata dantza. La primera bailada por ocho o doce dantzaris, más algunos
figurantes, y la segunda con un número indeterminado, habiendo referencias de haber sido ejecutada por más de cien dantzaris en unas fiestas de Corpus en San Sebastián.

A finales de dicho siglo y gran parte del siguiente, al contrario que en Bilbao, donde los danzantes de Corpus, por lo general, son extraños al país, denominados con el nombre genérico de valencianos, cuando no se detalla su procedencia, podemos decir que en Durango, salvo algunas excepciones, siguen siendo de la propia Villa.

En sus cuentas municipales, que aportan también bastante información sobre toros y autos sacramentales, como se ha indicado, ya no figura el pago a la Cofradía de San Martín por los danzantes y si, en cambio, detalle de diversos gastos realizados por éstos, por lo que al parecer pasan a tener una relación más directa con el Ayuntamiento. Como ejemplo destacaremos el realizado en 1698 a Domingo de Barañano que se le dan diez reales por “enseñar a danzar a los danzantes”. Algunos años, Durango también paga a danzantes foráneos para su fiesta de Corpus: “valencianos”, “de Alfaro”, etc. Aunque no es lo más común. Por lo general, estos danzantes ajenos a la villa, cuando son contratados, figuran bailando en fechas distintas. Así en 1725 se les da un refresco a “los danzantes aragoneses, que pasaron a Bilbao para la octava de Corpus”, o en 1737 a “los danzantes valencianos que bailaran una tarde en olmedal”, pudiéndose añadir algunas referencia
más.

Entre los gastos originados por los danzantes propios, que después de ciertos paréntesis vuelven a presentarse con profusión a partir de 1741, encontramos detalles que nos proporcionan alguna información sobre las danzas que se ejecutan. Así en 1732 se paga por unas “paletas de fierro”, Io que nos lleva a comprobar que se bailaba una
especie de Brokel dantza o danza de escudos, como la llamará años más tarde el alemán W. F. Von Humboldt y que al recoger su música el durangués Marcos de Alcorta la denomina “platillu soñua”. Posteriormente, según las cuentas, en 1741 se construye un dominguillo nuevo”, cuyo importe, junto a sombreros, zapatos, colonias o cintas, ensayos y comidas de los danzantes, figura en un pago de dicho año. Es la referencia más antigua que hemos encontrado sobre esta figura tan singular. En otra cuenta posterior, entre los elementos de su construcción, encontramos una chapa, lo que nos indica que esta herramienta usada por los bailarines formaba parte del traje del muñeco.

Por estas fechas, generalmente, son niños los que bailan en las fiestas de Corpus, pagándose al tamborilero por “enseñar y ensayar” en las danzas a los mismos. El dominguillo, a veces denominado tarasca, es un personaje que es paseado en la procesión por un mozo al que, por Io común, se le compra un par de zapatos nuevos por su trabajo.
Es interesante subrayar que en 1750 se le retribuye al fiel de la anteiglesia de Yurreta “por haber dado los cascabeles para dichos danzantes”. Estos elementos de danza eran alquilados en ciertos momentos, y en otros comprados por la municipalidad.

Años sucesivos siguen los pagos por los diversos conceptos antes indicados. Así, se van reemplazando las “chapas de los danzantes”, se compran “cascabeles nuevos”, se hacen vestidos para la tarasca o dominguillo, detallándose muchas veces los elementos que se adquirían para ello. Entre éstos, no faltan las cintas de diferentes colores “para el ejercicio del baile de dicho dominguillo”, o “hilo bramante, y tachuelas que necesitaron para el palo de dicho dominguillo” durante los ensayos, lo que muestra que con él se realizaba un baile de cintas colocadas en el palo que sujetaba al muñeco. Los danzantes son ocho a los que acompañan un banderero, al que se le llama el rey, y el que lleva el dominguillo. Con cierta frecuencia se confeccionan vestidos para todos ellos, comprándose para este objeto chambra, seda, tafetán, mitán pintado, sombreros, generalmente blancos, zapatos, etc.

Una descripción de 1801

Finalmente, como confirmación a toda esta información de archivo que nos presenta al menos una danza de broqueles o chapas y bailada entre ocho dantzaris junto con una danza de cintas con un muñeco o tarasca en la punta, es importantísima, para mejor conocer las danzas que se bailaban, la magnífica descripción realizada sobre la comparsa por uno de los extranjeros más importante que, principios del siglo XIX, visitó Euskal Herria, estudiando su lengua y Costumbres: W. F. Von l
Humboldt.

Este intelectual alemán estuvo en Durango en 1801 y tuvo conocimiento de las danzas que se realizaban en la Villa formando parte de la fiesta de Corpus Christi. Sus detalles sobre los números de danza de la comparsa, así como sus coreografías, nos ofrecen una de las imágenes más completas sobre ellas, las cuales, complementándolas con las músicas que de las mismas recogió, nos ofrecen la visión de un grupo de brokel dantzaris más detallada que para dicha fecha se conoce en todo Euskal Herria, adelantándose a la que nos pudo ofrecer Juan Ignacio de Iztueta veintitres años después.

Primeramente, como contrapunto, nos presenta la Ezpata dantza o danza de espadas, usual en Guipúzcoa, y realizada por 30 o 40 jóvenes. Danza de estructura coreográfica, como ya se ha dicho, muy distinta a la Dantzari Dantza, puesto que los dantzaris se presentan en fílas enlazadas con espadas, que finalizan en el Capitán o buruzagi, lo cual permite bailar a un número indefinido de ellos, al contrario que en la
de Durango, realizada por ocho dantzaris de grupo y otro portando una bandera.

A esta descripción de la danza de espadas siguen las referencias a la de Durango, las cuales por la importancia que tienen a fin de conocer las danzas que hasta ahora hemos conocido a través de los pocos datos de archivo, vamos a presentar a continuación, tomadas de la traducción realizada por Telesforo Aranzadi, incluidas las notas a la misma:

Con esta danza, usual en Guipúzcoa, pero que no tuve ocasión de ver yo mismo, podría poner en relación la segunda, que hoy pertenece a Durango, y que se podría llamar mejor danza de los escudos. Hoy solo la bailan todavía los niños y hace una de las solemnidades en la fiesta del Corpus. Ocho niños están en 4 parejas unos detrás de otros, y uno, que se llama el rey, con una bandera en el medio. Este empieza la danza, haciendo al principio tremolaciones con su bandera, y cubríendo con ella a los danzarines, bailan luego éstos y truecan sus sitios diferentes veces. Después alternan danzas particulares con danza general, empezando aquéllas por uno a uno luego dos a dos, después tres a tres, y por último cuatro, de manera que cada uno recorra toda la hilera y todos vengan a tomar parte en ella. Acabado esto recibe cada uno una rodaja metálica redonda, a manera de escudo con un asa de hierro; los muchachos se dividen en dos grupos, y golpean estas rodajas en un compás regular con cambio continuo de sus sitios, compás en que siempre sigue a un golpe suave otro fuerte. Cuando esto ha durado algún tiempo, se ordenan todos en hilera de uno tras otro; el delantero baila solo, y pasa a tomar el último puesto golpeando una rodaja después de otra; lo mismo repiten todos (Después
de “todos” tachado : “unos después de otros ”). Después de esto bailan todos juntos y sigue la escena final. Se acercan dos y levantan al pequeño de todos en lo alto sobre sus manos extendidas (“manos extendidas y juntas” corregido de “brazos extendidos y manos juntas”) y juntas, de manera que descanse (”descanse” corregido de ”esté echado”) a todo lo largo sobre las puntas de los dedos. Mientras él yace inmóvíl y solamente trepida con los pies a compás, bailan los otros alrededor de él”

De esta forma nos presenta W. F. Von Humboldt, hace doscientos años, las coreografías que probablemente desde el siglo XVI se venían bailando en la Villa de Durango. Después de presentar las danzas se permite hacer algunas interpretaciones sobre ellas. Llama pequeños kuretes a los niños danzantes, los cuales, para él, aunque desfigurada, representan una escena guerrera, con un final que parece significar ”el entíerro de un muerto en campaña, o el alzamiento del vencedor”. Estas danzas guerreras y paganas en otro tiempo, con el tiempo, se pudieron transformar en ceremonias eclesiásticas, al igual que ocurrió con otros juegos y solemnidades.

Junto a esta descripción de las danzas del Corpus durangués, entre las que no encontramos la danza del dominguillo tantas veces mencionada a lo largo de los años anteriores, es necesario resaltar otra que también incluye en sus apuntes y tiene relación con una de las que actualmente se baila en las vecinas Anteiglesias, y que con tanto detalle nos presenta el viajero alemán. No la relaciona con la Dantzari Dantza de Durango, sino que la presenta como un hecho más general:

Aún más peligrosa, pero genuinamente patria es la danza de garrotes, Trokiua. Ocho jóvenes mozos, cada uno con un grueso y largo bastón en la mano, hacen toda clase de vueltas de danza, golpeando con los garrotes unos contra otros. Todos los golpes se dan según Compas, y con gran precisión, al pegar uno para el otro, teniendo el bastón con las dos manos horizontal, ya abajo, ya arriba. Como los danzarines golpean con mucha vehemencia, se rompen a veces los garrotes al parar y se originan entonces heridas, en otro caso no, pues poseen una gran habilidad en el dar y parar”.

No solamente la descripción, sino Von Humboldt nos deja unas partituras musicales de los bailes, entre las que encontramos la melodia de los escudos, que posteriormente volvió a poner en pentagrama, adaptada para piano en esta ocasión, el mencionado Marcos de Alcorta. Son muy pequeñas las diferencias entre las dos partituras después de un tiempo de casi cien años, aunque la de Von Humboldt está en mejor tonalidad para tocarla con txistu que la de Marcos de Alcorta.

Gracias a este investigador alemán conocemos muchos detalles sobre la danza que podemos denominar Platillu dantza, como lo hace el durangués Marcos de Alcorta al llamarle a su melodia Platillu soñua. Pero no terminan aquí las referencias sobre chapas Lisadas en la Dantzari Dantza duranguesa.

Visita de Fernando VII – 1828

En una factura por gastos realizados en la visita de Fernando VII, en 1828, figura un pago “por ocho chapas de fierro que hizo para los danzantes”. Al parecer se bailaron los platillos en dicha visita real, aunque no figuren en las relaciones que se han escrito sobre la misma.

Lo que si se destaca en las crónicas de dicha efemérides, es que participaron en los festejos en obsequio del monarca dos comparsas de jóvenes de ambos sexos, graciosamente vesticlos, bailando las danzas del pais. Los chicos lo hicieron “trayendo en la punta de un palo largo un muñeco, denominado “Domingillo”, que hacía visajes y posturas al son de la música que hacía reír a las gentes”. Las chicas, “teniendo en sus manos arcos bailaban contradanzas”. El palo del Dominguillo, nos explican Beitia y Echezarreta en sus Noticias Históricas al tratar sobre esta visita real, “tenía clavadas a una misma altura ocho cintas, de cada una de las cuales agarraba un chiquillo de la comparsa formada para el objeto, trayendo el palo un muchacho mayor. Con las cintas se yacen una porcíón de figuras enlazándolas símétricamente de varios modos en el palo, y soltándolas igualmente sin parar el baile”. Con estas explicaciones podemos completar los datos que faltaban en las limitadas informaciones proporcionadas por las
cuentas municipales.

Años más tarde, cuando se sacó para las Fiestas Eúskaras de 1886, el monigote tenía unos 60 centímetros de alto, vestido de casaca negra, chaleco rojo con pantalón blanco y la cabeza cubierta con sombrero de copa, que es la forma de representarlo en la actualidad.

La factura sobre los gastos realizados en 1828, existente en el archivo municipal, confirma la participación de las dos comparsas, contando cada una con un preparador distinto, y que los arcos de las muchachas estaban forrados de papel, así como la compra de chapas o platillos para los chicos, lo que nos induce a pensar que se bailó con ellos, junto a los demás números, la tradicional Dantzari Dantza, contando con un abanderado llamado Antonio de lchaso. Sin embargo, las Crónicas solamente dan cuenta de la danza del Dominguillo, junto a la de arcos realizada por las muchachas.

En sus Noticias, Beitia y Echezarreta dan una interpretación histórica de la existencia del Dominguillo, con claros visos de tradición mitificada, representando al moro Bojanvelú, añadiendo que posteriormente la danza de las cintas dejó de sacarse por irrisoria, habiendo salido sin embargo, pero sin monigote, alguna que otra vez por carnaval.

Años más tarde, al menos en visitas reales, siguen bailando las comparsas de niños y niñas. Así, en 1874, según Vicente Zabala, bailaron ante los reyes carlistas, vistiendo los chicos de blanco con guerrico rojo y corbata del mismo color puesto a lo calesero y las chicas, también de blanco, con boina roja, donde brillaba una margarita de plata, rodeando su cabeza con arcos de flores, destacando entre las danzas la del Dominguillo.

Fiestas Euskaras – 1886

Acontecimiento importante en la vida cultural de Durango fueron las Fiestas Euskaras que se celebraron en 1886. No faltaron las dos comparsas de niños bailando las danzas propias de la Villa, a ellas se añadió la estampa de las hilanderas, Gorulariak, preparada para dicho momento con música de Valentin de Zubiaurre y letra sacada del libro Peru Abarca de Juan Antonio Moguel. Esta fue representada por ambas comparsas juntas, al igual que la danza de arcos, bailada con anterioridad por las chicas, y la del Dominguillo, que había sido danza de chicos solos. Al menos como danzas mixtas se presentaron posteriormente y así fueron recogidas de gente que las bailó en Durango a principios del siglo XX, y se reflejan en descripciones publicadas antes de la guerra de 1936.

Las cuentas de gastos que se conservan en el archivo municipal indican que los encargados de las comparsas fueron Ramón Iñurrieta y su hermana Basilisa, el primero de los niños y la segunda de las niñas. También que al vestido blanco de los niños se le añadieron boínas y fajas encarnadas, zapatos, pañuelos de seda y chalecos de damasco, para los cuales se compraron cascabeles para usarlos como botones.

Los utensílios adquiriclos para los niños fueron: una bandera con su palo, árbol forrado para cintas, las cuales eran de seda para la fiesta y ordinarias para ensayos, 8 arcos con sus adornos y cintas, 8 chapas grabadas y niqueladas, siendo de hojalata para los ensayos, polainas de cascabeles para danzantes, armazón de hierro para fijar el
dominguillo, mazos y troncos para Iinadores y lino para machacar.

A las lineras o hilanderas se les hace traje de bayeta encarnada, con justillos, pañuelos y delantales, calzando abarcas con sus cintas, y comprando también lino para ellas.

Al año siguiente, cuando la visita real a Bizkaia, bailan en Bilbao, ante la Reina, las dos comparsas, y en un grabado de “La Ilustración Española y Americana” de Madrid, que recoge los acontecimientos de dicho viaje, figuran dibujados por Comba, siendo ésta la representación más antigua que conocemos de los danzantes de Durango.

Por las facturas pagadas parece evidente que se ensayó y bailó la danza de los escudos, siendo su música, al igual que las del resto de las danzas del conjunto, recogidas y publicadas por el durangués Marcos de Alcorta por dichas fechas.

No conocemos la razón por la que la Villa de Durango dejase de bailar esta danza de los platillos o escudos, tampoco porqué fue abandonando su secular Dantzari Dantza, a la que en 1886 se le añadió la estampa de las hilanderas, creada en dicha fecha, junto a la de arcos adornados y el dominguillo, anteriormente usadas, habiendo sido este último figura importante en las fiestas de Corpus durante varias centurias. Pudiera haber sido el hecho de que a finales del siglo XIX la danza se extendió a partir de los dantzaris de las vecinas Anteiglesias, bailadas por hombres y no por niños, y al abandonar la Villa sus formas características, se han fijado como únicas solamente las usadas por aquellas.
Como ejemplo de lo que decimos en las fiestas de Agosto en Bilbao, en 1893, bailaron juntos el grupo de Ezpatadantzaris de Yurreta y la comparsa de niños de Durango.

Con la idea de subsanar este lapsus, el grupo Kriskitin, con toda la dignidad que ello requiere, pretende incorporar de nuevo a la actividad cultural de Durango estas danzas que tanta tradición histórica representan para la Villa. Danzas que, como se ha podido observar, han sido piezas importante de sus fiestas en siglos pasados y que podemos considerar como propias de la Villa, y no solamente de las Anteiglesias vecinas.

Por otro lado, adaptando la descripción de hace casi doscientos años realizada por Von Humboldt y las músicas aportadas por él, el grupo ha rehecho la danza que corresponde al juego de chapas, escudos 0 platillos, que se dejó de bailar en la Villa.
Danza plenamente duranguesa como se ha podido apreciar. Para ello, ha desarrollado una que, poco más o menos, puede corresponder a la que se bailaba a principios del siglo XlX.

Dentro de los títulos posibles, se le ha designado como Platillu dantza, por ser el último nombre que le aplicaron los durangueses, puesto que Marcos de Alcorta a su melodia la denomina PlatillLi soñua. Las músicas de este autor, que transcribe las correspondientes a la Dantzari Dantza, han sido las que se han usado generalmente al bailar estas danzas por la mayor parte de los grupos. De entre ellas, la única que quedó en el olvido fue la de los escudos, por ello el grupo Kriskitin entiende que es el momento de que Durango vuelva a recuperar su vieja danza e incorporarla a la Dantzari Dantza que de nuevo se debe de bailar en fiestas patronales de la Villa.

Iñaki Irigoien Etxebarria

———————————————————————————————————————————

Platillu soñua
musika eta dantza

Bizkaian galdutako dantzak berreskuratzen horrenbeste ahalegindu den Iñaki Irigoienek, Durangoko PLATILLU SOÑUA berreskuratzea aurkeztu zigunean, gogoz heldu genion ideiari eta berehala hasi ginen lanean.

Lehenengo eta behin dantzatuko genuen eguna aukeratzea zegokigun, eta
horretarako historiari begiradatxo bat ematea zen onena. Lehen, noiz dantzatzen zen Platillu Soñua? Badirudi Durangon Gorpuzti Jaiak izan zirela herrian jai nagusi eta hor dantzatu izan zela batez ere, baina gizartea aldatzen joan den heinean, jaiak ere aldatu egin dira gaur San Fausto dugularik herriko patroi. Horregatik ba, San Fausto jaien
barruan kokatzea erabaki genuen. 1999. urteko jaien hasieran eta 2000. urteko San Fausto eguneko artopil banaketa aurretik. Aurrera begira ere uste dugu Durangon egongo direla ohitura eutsiko dioten dantzariak

Tresneriari dagokionez argi zegoen ezkutuak (escudos) behar genituela eta Durangoko Udalaren ikur berriarekin egin genituen. Zer erabili ezkutuak jotzeko? Dudan geunden makilekin edota ezpata txikiekin egin, eta azkenik makilekin egitea
erabaki genuen.

Aurrekoak erabaki ondoren dantzaren egitura behar zen moldatu. Horretarako partitura bi genituen: lehena Marcos de Alcorta durangarrak píanorako idatzitako Dantzari-dantza (ondorengo orrietako i. partitura) horren barruan agertzen da Platillu Soñua dantza. Bigarrena, Cancionero Vasco Padre Donosti, Papeles de Humboldt, sec. 39, 20, deritzon liburuaren barruan agertzen den partituran “Baile de niños de la Merindad de Durango” 3. partean “la del troqueo” (ondorengo orrietako 2.partitura).

Bietatik bigarrena zetorren egokien txisturako eta horixe hartu genuen Kriskitingo musikariok. Platillu Soñua Dantzari-dantza barruan dantzatzen den dantza izanik, berdin samar egitaratu genuen. Lehen partean, sarrera gisa, Ezpata Nagusiko Eskazak sartu genituen, ezer aldatu barik eta ondoren parte berria. Ondorengo orrietako partituran ikus daiteke atondutako musika.

Parte berri honek sarrera bat du, dei gisa eta beste parte bi 8 konpasekoak, errepikatzen direnak, beraz, guztira 32 konpas. Lehen parte honetan dantzariek Makila Joko Nagusiko mugimenduak errepikatzen dituzte, makila ezkutuaren kontra lehen bi kolpeak, eta ezkutua ezkutuaren kontra beste hirurak azkenekoarekin lekua aldatuz, lehen esan bezala Makila Jokoko leku berberak gordez. Hau egiterakoan berriz ere deian, lerro baten jartzen dira dantzariak, eta lehen 3 konpasak dantzan geldi egonez, irteten hasten dira atzerantz ezker eta eskuin pausoak eskatzen duen arabera 3 konpasetik 3 konpasera eta kolpeak alternatuz, makila ezkutua, eta ezkutua ezkutuaz eta azkena bere lekura heltzen denean berriz ere deia horrekin irtenez egituratzen da hasierako eta betiko figura tradizionala. Dantza guztian erabiltzen den pausoa Ezpata eta Makila Joko nagusietan erabiltzen den berbera da.
Laburbilduz, hauexek dira beraz, Platillu Soñua berreskuratzeko emandako pausuak eta musika zein dantzaren deskribapena, nola nahi ere, gure helburua ez da dantza bakar bat berreskuratzea izan, Durangoko Dantzari Dantza, Domingillo eta Gorularíena, urteetan dantzatu izan den eran berreskuratzea, mantentzea eta gerora indartzea ere izan da gure xedea, gure Herriko ohitura horiek bizirik iraun dezaten.

Juan Antonio Aroma Lejarreta.

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s